Imagen cortesía de: cdn.foxsports.com.br

El mensaje que recibí en mi celular cuando iba en el tren vía al trabajo me dio escalofríos en la espalda. Me resultaba imposible no sentir mi corazón destrozado, parecía un trágico final para la extraordinaria campaña del Chapecoense en la Copa Sudamericana.

Hace algunos días  había sido una de las personas que compartió en las redes las celebraciones de los jugadores, luego de vencer a san Lorenzo de argentina en la semifinales.

La noticia

Unos minutos después de la alerta las noticias sobre el avión fueron peores, el avión se había estrellado en Medellín, fallecieron 71 personas, solo 6 sobrevieron.

Algunos de los periodistas con los que tuve el placer de trabajar estaban en el avión, sus nombres estaban en la lista de difuntos. Uno de ellos fue el comentarista Paulo Julio Clement de Fox Sport, su mentoria la acepte con gratitud cuando empecé mi carrera en 1995. 

La amistad con el hizo que la noticia me doliera aun mas. Trabajar durante el día  sin que se me quebraran las emociones fue un verdadero desafío. La última vez que conversamos fue hace 2 semanas, intercambiamos opiniones sobre Fernandinho del Manchester City

Paulo Clement me enseño a no dejarme impresionar por mis ídolos. Soy admirador del club Flamengo,  fue el primero que me hizo ver que trabajar con estrellas no era sencillo. Era una persona divertida e irónica, cuando tenía 21 años trabajaba en una empresa de redacción con periodistas premiados Paulo y los otros periodistas me trataron siempre de igual a igual.

Los jugadores del  Club Chapecoense dieron alegría a los brasileños en momentos donde el país estaba dividido por la crisis económica y política. Al parecer el Chapecoense se convirtio en el segundo favorito de Brasil.

El Manchester United rindió tributo, quienes también sufrieron una pérdida similar. Los jugadores del club ganaron más que un trofeo. Que descansen en paz

Dejar respuesta