Los bebés son una de las principales preocupaciones de los visitantes de Kenia, con un clima extremo, es fácil creer que no es viable ir con un bebé. Nada más lejos de la realidad, Kenia está llena de bebés, como cualquier país.

Evidentemente sí que es importante informarse bien antes de realizar un viaje como este con un bebé de pocos meses, primero es indispensable saber elegir la época del año adecuada, el clima es mucho más extremo en verano por lo que visitar el país en esa época es desaconsejable, no por posibles problemas de salud, pero sí por confort. Los bebés keniatas están aclimatados a las altas temperaturas y un bebé de clima más frío podría tener problemas para conciliar el sueño debido a las altas temperaturas incluso a la sombra.

bebe

Otro factor muy importante es la localización, Kenia es un país muy variado en el que, dependiendo su ubicación y la época del año, los insectos pueden ser un auténtico problema, problema notorio para los adultos pero mucho mayor para un bebé.

Es muy importante seguir unas pautas de alimentación estrictas con los bebés que visitan Kenia, nunca utilizar agua del grifo para preparar los biberones de leché de fórmula, siempre agua embotellada, debido a que los bebés tienen una flora intestinal sin desarrollar y son más susceptibles a tener problemas estomacales.

Finalmente también hay que tener en consideración si el bebé necesita cuidados adicionales, por ejemplo se desaconseja la visita de un bebé con rpoblemas de piel atópica, ya que, debido al fuerte sol, habrá que protegerlo con cremas solares del tipo barrera total casi la totalidad del día, y los papás con hijos que tienen piel atópica saben que esto no es aconsejable.

A modo de conclusión, para viajar con un bebé a Kenia sencillamente hay que usar el sentido común, intentar no poner a nuestro bebé en situaciones que puedan significar un peligro para él ni cambiar hábitos de sueño o alimenticios, tener muy presente la desestructuración que puede suponer un viaje en avión de más de 3 horas y llevar todos los utensilios necesarios para su correcto cuidado. Aunque esto es algo que se debe tener en cuenta siempre que se realiza un viaje con un bebé.